Entradas

Hasta para buscar un inmueble a influído el COVID-19

Redacción / Enlazadot

Vivimos un contexto global inédito, nunca antes en la historia moderna se había presentado una enfermedad tan contagiosa que obligó a todo el mundo, literalmente, a aislarse, mantenerse encerrados y evitar reuniones masivas cara a cara. Para sobrevivir, en el último año los diferentes sectores productivos han tenido que renovar su forma de comunicar y operar en los tiempos actuales.

En entrevista el cofundador de Plusvalía Uno, empresa dedicada a ramo inmobiliario, Gustavo Jiménez Castro, indicó que el periodo de contingencia los obligó a tomar decisiones que cambiaron a corto plazo los planes que en el sector que representa tenían previstos.

“En Plusvalía Uno, lo vemos como una oportunidad de reinventarnos y fortalecer nuestros cimientos. Nos queda claro que las personas van a demandar procesos y una atención más personalizada.”

Jiménez Castro señaló que hoy más que nunca la manera de hacer negocios apunta a una digitalización claramente marcada, y ahora nos toca poder ofrecer las herramientas para facilitar, por medio de la tecnología, los procesos de compra-venta y renta de bienes raíces.

“Los videos, recorridos virtuales en 3D, videollamadas para tener charlas en tiempo real y seguir promoviendo propiedades son nuestros aliados en la llamada “nueva normalidad”.

Dijo que el confinamiento ha dejado huella y, a la hora de elegir un inmueble, se nota el aumento en la búsqueda a espacios más amplios, abiertos al exterior y con más luz. Se observa un cambio en las preferencias de los nuevos inquilinos y compradores. “También el auge del home office influye en las nuevas prioridades de los hogares. La situación de la vivienda está menos condicionada por la cercanía al trabajo y se buscan opciones con más habitaciones y mejor acondicionadas”.

Ante la crisis que se ha generado a consecuencia de la pandemia, el joven empresario indicó que en los próximos meses los precios de compraventa deberán ajustarse a la nueva situación en función del tipo de ayudas y medidas económicas destinadas al mercado inmobiliario, de las variaciones en los tipos de interés de hipotecas y del índice de desempleo. “Situación que se empieza a ver reflejada con la baja en las tasas de interés y accesibilidad a créditos por parte de las instituciones bancarias”.

Finalmente, Gustavo Jiménez Castro añadió que confían en una recuperación rápida en el sector “observamos que la caída de los precios por el COVID-19 puede generar oportunidades atractivas de negocio”. La necesidad de liquidez o las herencias recibidas harán a muchos propietarios plantearse la venta de departamentos y casas, lo que puede beneficiar a todas aquellas personas que deseen comprar una vivienda.