Entradas

ACTORES, ROLES Y ACTIVIDADES: EL ADN DE LAS CADENAS AGROALIMENTARIAS

Por, Darinel Herrera

“Del campo a la mesa“una frase cada más popular en la industria de los alimentos a nivel global. Una expresión marketera que sugiere  transparencia, correlación y trazabilidad  entre  el productor y el consumidor, pero que en la práctica en muchas ocasiones resulta irreal e incongruente. 

Te has preguntado alguna vez; ¿Qué tan directa y  vertical es en realidad la cadena de suministro de los agroalimentos que consumimos? ¿Cuántos actores intervienen en las cadenas agroalimentarias? ¿Cual es el papel de los intermediarios en este sector  y cómo es que agregan valor? De esto y más hablaremos en esta columna.

El término cadena agroalimentaria se refiere a la combinación de actores y actividades que producen materia prima de origen agrícola, transfieren el producto en el tiempo y el espacio, si es necesario, transforman el producto a través del procesamiento y ofrecen el producto alimenticio final al usuario final. Una cadena agroalimentaria describe la gama completa de actividades de valor agregado necesarias para llevar un producto a través de las diferentes fases de producción, incluida la adquisición de materias primas y otros insumos. 

Una cadena agroalimentaria es un sistema de organizaciones, personas, actividades, información y recursos involucrados en mover un producto alimenticio de proveedor a cliente. El concepto de cadena agroalimentaria se utiliza para mostrar los segmentos vinculados verticalmente de la agroindustria y el comercio de alimentos generalmente delimitados a un producto alimenticio específico. Como los aguacates o las frutas exóticas por ejemplo.

La cadena agroalimentaria está compuesta principalmente por dos vertientes. La primera etiquetada coloquialmente como aguas arriba (que se refiere al origen de donde proviene el flujo de alimentos: Es decir, cerca del sitio de producción agrícola).

La segunda, aguas abajo (que se refiere al punto donde el flujo de alimentos se mueve hacia: el sitio donde los consumidores finales acceden al mercado para comprar productos terminados: Es decir, cerca del consumidor final). 

La etapa aguas arriba del acceso a los alimentos implican generalmente el suministro de materias primas, pero no implican el procesamiento o la transformación de las materias primas. 

La etapa aguas abajo implica el procesamiento de la materia prima en productos terminados y la distribución y venta real de estos productos terminados a los usuarios finales. Los actores pueden ubicarse aguas arriba o aguas abajo en la cadena agroalimentaria, sin embargo es clave mencionar que cuanto más cerca se este de los usuarios finales, más lejos se estará de los productores. 

Existe una variedad de modelos de cadenas agroalimentarias, que conectan los elementos aguas arriba y aguas abajo de la estructura que organiza el acceso a los alimentos. Una cadena agroalimentaria puede ser corta y directa; por ejemplo, un agricultor que ofrece manzanas frescas para la venta desde su granja. Por otro lado, la cadena agroalimentaria también puede ser larga y complicada con la participación de muchos intermediarios entre la granja y la mesa; por ejemplo, el comercio de granos, que involucra a muchos actores que se encargan de comprarle sus productos agrícolas a muchos agricultores a nivel comunitario en un área o región generalmente grande, almacenando sus productos, transportándolos de un punto a otro, y organizando su recolección para la ventas al por mayor,  distribuyéndola a los minoristas etc.

Sin embargo, una larga cadena en la que los alimentos viajan a gran distancia también puede integrarse verticalmente; por ejemplo, la exportación de bananas. La cual cuenta generalmente con todo un proceso de trazabilidad. 

A la integración de diferentes etapas de producción y / o distribución se llama integración vertical. 

Finalmente, una compañía de alimentos también puede ser propietaria y administrar varias fábricas a la vez. Puede emplear a comerciantes, trabajadores de extensión e incluso agricultores para producir los productos requeridos en tierras que la compañía posee o alquila. La integración vertical permite la transferencia de información a lo largo de la cadena, el control de la calidad y la cantidad en cada nivel y la reducción de las pérdidas posteriores a la cosecha. Por lo tanto, las empresas integradas verticalmente pueden obtener precios competitivos incluso si las bananas se transportan de un lado del mundo a otro.

El núcleo de la noción de una cadena agroalimentaria es la idea de que los actores y una secuencia de actividades están conectados verticalmente a lo largo de una cadena. Juntos, estos actores y actividades establecen un sistema de producción y entrega de alimentos a los consumidores. Sin embargo, cada segmento vertical de una cadena agroalimentaria también está vinculado horizontalmente a actores y actividades fuera de los límites de la cadena agroalimentaria. Por lo tanto, una cadena agroalimentaria vertical no puede funcionar aisladamente; sus segmentos verticales están en cierta medida integrados en redes horizontales de actores y actividades de apoyo a la cadena agroalimentaria. Las funciones de apoyo implican la provisión de insumos, extensiones y servicios técnicos, la provisión de servicios financieros y funciones reguladoras que facilitan el comercio, el control de calidad y las transacciones. Estos últimos son a menudo responsabilidad de los actores públicos. Además, la cadena agroalimentaria también se relaciona con todo tipo de organizaciones de la sociedad civil, desde asociaciones de productores, sindicatos hasta movimientos ambientales.

Fuente: Sustainable Food Security: Food Access 2020 – Universidad de Wageningen, Países Bajos.