Entradas

Fomentan alianzas público-privadas para el desarrollo de una agricultura productiva, sustentable e incluyente



Redacción / Enlazadot



México cuenta con las herramientas científicas y tecnológicas para desarrollar una agricultura regenerativa y sustentable. En esa dirección, las alianzas público-privadas juegan un papel determinante para acercar la innovación y las mejores prácticas agrícolas a los productores, con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria en el país.

Al participar en el foro virtual “Transformación Agroalimentaria: el nuevo camino del campo mexicano”, organizado por El Financiero Bloomberg, investigadores, agroindustriales y autoridades subrayaron que la práctica de una agricultura responsable y la conjunción de trabajos es parte de la solución para atender los efectos del cambio climático.

El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, afirmó que con la convergencia de acciones entre todos los actores del sector se logrará optimizar los sistemas productivos.


Se trata, agregó, de atender con el esfuerzo de todos, de manera responsable, el reto de llevar alimentos a toda la población.

En 2020, resaltó, el campo no se detuvo y fue un sector con crecimiento, e incluso logró una producción de alrededor de 290 millones de toneladas de alimentos, además del aumento en las exportaciones agroalimentarias.

Aseguró que el país cuenta con la tecnología suficiente para impulsar una agricultura productiva y sustentable, que permite tener un aprovechamiento responsable de los suelos y el agua, y contar con variedades de semillas más resistentes a los efectos del cambio climático y que sean rentables para los productores.

El uso de la ciencia y la innovación a favor de la agricultura son esenciales para enfrentar los retos y desafíos en el campo mexicano, anotó Villalobos Arámbula.

Expresó que se cuenta con un proyecto nacional para avanzar en la autosuficiencia alimentaria, toda vez que la disponibilidad de alimentos contribuye a la estabilidad social, donde los agricultores tienen un papel preponderante.

El compromiso del Gobierno de México, apuntó, es crear las condiciones para impulsar una agricultura que incida en mejorar la calidad de vida de la población en el campo y que reduzca la migración y la pobreza.

El titular de Agricultura indicó que el 60 por ciento del presupuesto de la Secretaría lo ejercen los programas prioritarios, en beneficio de tres millones de productores de pequeña escala que tienen acceso, de manera oportuna, a insumos y equipo agrícola tras la entrega directa de apoyos.

El director global de Desarrollo Estratégico del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), Bram Govaerts, indicó que hay un gran potencial en México en el tema de la agricultura de conservación, sobre todo porque se cuenta con una red de 500 mil productores en el sur sureste para replicar proyectos productivos con agroempresas.

Destacó que el país se ha convertido en un punto de referencia para otras naciones que están tomando metodologías como MasAgro y Cultivos para México, y asume su responsabilidad de ser la nación en donde se desarrolló un modelo de producción de granos básicos, a partir del cual diversos países replicaron para tener alimentos de forma sustentable.

Para el CIMMYT es un orgullo trabajar con Agricultura, con el Consejo Nacional Agropecuario y con otras organizaciones para, juntos, implementar iniciativas como Cultivos para México y MasAgro, con el fin de potenciar los programas estratégicos del país y agregar los elementos sistémicos necesarios para integrar la cadena de valor, externó.

El representante del CNA y directivo de Grupo Minsa, José Cacho, aseguró que la oportunidad está en manos de todos. Es un asunto de la actividad pública y privada mediante el desarrollo de programas y la alineación de objetivos, como el de Maíz para México, que ha logrado cubrir el ciento por ciento de la demanda para tortilla.

Subrayó que el camino es en dirección hacia la sustentabilidad, con el uso de la tecnología para incidir en los aspectos ambientales y productivos que mejoren el nivel de vida de los agricultores y sus familias. Para ello, acotó, vamos de la mano en varios proyectos con la Secretaría de Agricultura.

El agroempresario Javier González Franco mencionó que existen en el país las herramientas para promover una agricultura regenerativa, con mejores rendimientos.

Se cuenta con un trabajo de más de 15 años desarrollado por organismos públicos, como el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), y con el acompañamiento a productores de pequeña escala de Hidalgo, Jalisco y el norte del país, en lo relacionado con agricultura sustentable para cultivos de maíz y trigo.

Inició Agricultura la celebración del Año Internacional de las Frutas y Verduras (AIFV) 2021

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), junto con el sector productivo nacional, son los principales protagonistas de las acciones que se llevan a cabo en México para garantizar la cosecha de frutos y vegetales sanos y seguros.

Redacción / Enlazadot



Ciudad de México,. Con el fin de concientizar a la población del país sobre la importancia de consumir frutas y verduras para lograr una sana nutrición, ampliar la diversidad alimentaria y fortalecer la salud pública, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural inició la celebración del Año Internacional de las Frutas y Verduras 2021 (AIFV).

A través del conversatorio digital “Diálogo”, los titulares del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), junto con un representante del sector productivo nacional, destacaron las acciones que se llevan a cabo en México para garantizar la cosecha de frutos y vegetales sanos y seguros.

El director en jefe del Senasica, Francisco Javier Trujillo Arriaga, indicó que el mejor homenaje que puede ofrecer el organismo sanitario es seguir siendo útil a los productores, a través de la vigilancia fitosanitaria, la cual reduce el riesgo de introducción de plagas y enfermedades que pueden afectar la competitividad de los alimentos mexicanos.

Subrayó que proteger el mercado nacional es la principal misión del organismo de Agricultura, por lo que más de mil 200 inspectores vigilan en puertos, aeropuertos y fronteras, la entrada de productos agroalimentarios al país, y tienen la facultad de decidir cuál mercancía es elegible para comercializarse en México y cuál es rechazada o destruida.

Para ello, agregó, los técnicos del Senasica utilizan una metodología de análisis de riesgo armonizada a nivel internacional por más de 180 países que integran la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF).

Trujillo Arriaga indicó que la vigilancia epidemiológica y las acciones de inspección han permitido mantener a México como país libre de moscas de la fruta de importancia cuarentenaria, como la del Mediterráneo, la Bactrocera scutellata, y algunas especies exóticas de anastrephas, así como del Fusarium Raza 4 Tropical, considerada a nivel mundial la enfermedad más devastadora del banano.

Respecto a las plagas nativas del país que afectan las frutas y vegetales, señaló que en los últimos 20 años se ha logrado que el 50 por ciento del territorio nacional esté considerado como zona libre de moscas de la fruta endémicas, lo que permite a los productores exportar sin necesidad de aplicar tratamientos cuarentenarios.

Bajo esas condiciones de sanidad privilegiadas, precisó, cosechan sus frutos productores hortofrutícolas de mango, aguacate, higo, guayaba, granada, plátano, sandía, melón, uva de mesa, frutillas, chile, cebolla y tomate, entre otros.

El titular del Senasica aseguro que, con el apoyo y disciplina de los agricultores, las regiones productoras pueden pasar de una situación de infestación de plaga a condiciones competitivas, que los haga elegibles para exportar sus productos al mercado internacional.

El encargado del despacho de los Asuntos de la Dirección General del INIFAP, Luis Rodríguez del Bosque, aseguró que el Instituto se encuentra en la mesa de los mexicanos en más del 80 por ciento de los alimentos que comen, y que diariamente se consume al menos alguna fruta o verdura en la cual este Instituto de la Secretaría de Agricultura estuvo presente en su sistema de producción, en la variedad o en la tecnología de manejo de alimentos.

Indicó que, para cumplir con la misión de mejorar la competitividad del sector productivo nacional, el Instituto cuenta con 77 campos experimentales, 900 investigadores altamente capacitados, 60 bancos de germoplasma y un Centro Nacional de Recursos Genéticos.

Subrayó que en 35 años el organismo de Agricultura ha generado más de mil 200 variedades mejoradas de cultivos, de las cuales, 120 corresponden a frutas y verduras, entre ellas durazno, cocotero, limón, papaya, guayaba, mango, mandarina, papa, chile, ajo, cebolla y cilantro.

Como representante del sector productivo, el presidente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Sonora (Cesave), Ricardo Ramonet Rascón, detalló que, gracias al trabajo coordinado entre agricultores y las autoridades sanitarias, Sonora pasó de ser una entidad extensiva de trigo y arroz a ser uno de los principales estados productores y exportadores de frutas y hortalizas.

A partir de 1982, cuando la entidad fue declarada zona libre de moscas de la fruta, se dio gran impulso a la exportación de frutas frescas, como naranja, manzana y durazno, y en los últimos 20 años se agregaron productos como cítricos, uva de mesa, melón y sandía, indicó.

Juan Cortina Gallardo, nuevo presidente del Consejo Nacional Agropecuario

Redacción / Enlazadot


El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, convocó a todos los actores vinculados a la producción agrícola, pecuaria, pesquera y acuícola del país a trabajar en conjunto y a mantener el dinamismo del sector para que siga siendo un pilar del desarrollo y puntal en la construcción de un México más justo y equitativo.

En la ceremonia virtual de clausura de la XXXVII Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), el titular de Agricultura destacó que al cierre del 2020 los esfuerzos coordinados han sido altamente compensados con resultados positivos, pues, dijo, no existió desabasto de alimentos y los precios se mantuvieron relativamente estables.

Tras reconocer a las y los productores del sector, a los que se refirió como héroes a quienes debemos el contar con los alimentos necesarios para transitar en esta fase de la pandemia, estimó que el país alcanzó, en el 2020, un volumen de producción récord de 291 millones de toneladas de alimentos, con el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) Agroalimentario más alto de los últimos años.

Recalcó que la producción de maíz en el año anterior alcanzó niveles cercanos a los 28.3 millones de toneladas, que es un 3.9% superior a lo reportado para el 2019 (estimaciones del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, SIAP).

En este tema enfatizó la importancia de la iniciativa “Maíz para México”, en la que concurren instituciones públicas y privadas, y con la cual, con el apoyo del CNA, se podría aún incrementar de ocho a 10 millones de toneladas la producción de maíz blanco y amarillo, “que nos permita disminuir las importaciones de manera gradual en este importante grano básico”.

Al tomar la protesta al nuevo presidente del CNA, Juan Cortina Gallardo, el secretario Villalobos Arámbula aseguró que, con la implementación de una estrategia integral, el año que recién concluyó fue bueno para la agricultura.

Previendo la magnitud de la pandemia, aseguramos la producción de alimentos y la integridad de las cadenas de distribución, apuntó.

Esta estrategia –dijo— se ha venido implementando con cinco objetivos principales: Contribuir a proteger las vidas de los héroes de la alimentación mediante el cuidado y prevención en los centros de trabajo ante el COVID-19; asegurar la producción y comercialización de alimentos planeando, en colaboración pública-privada, los ciclos de siembra y facilitando los esquemas y servicios de comercialización, y mantener la integridad de las cadenas de distribución para asegurar la disponibilidad de alimentos.

También, expuso, asegurar el acceso a los alimentos, en especial por parte de los más necesitados y vulnerables –lo que contribuye a la seguridad alimentaria de todos los mexicanos—, y facilitar e incrementar el flujo de comercio internacional.

Con el esfuerzo de todos los actores, afirmó, México tiene un lugar bien ganado en la estructura agroalimentaria global y nos proponemos mantenerla, con la debida atención a la pequeña agricultura, a través de políticas diferenciadas, y con el acompañamiento a todos los productores mediante la disponibilidad de bienes públicos.

Subrayó que la innovación tecnológica debe encontrar soluciones que sean sustentables en el largo plazo, porque “la competitividad de la que hoy gozamos puede estar en riesgo si nos conformamos con las herramientas de que disponemos hoy”; para atender este reto, dijo, se cuenta con el acompañamiento del Gobierno de México.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, refirió que el CNA tiene la tarea de representar, defender y fomentar la actividad agropecuaria en el país, labor que da la pauta para cumplir dos objetivos primordiales de la economía de mercado con perspectiva social: la competitividad y el desarrollo sostenible.

En el Gobierno de México, aseguró, propiciamos y sumamos acciones para fortalecer al campo mexicano, garantizando los derechos de quienes integran al sector mediante la activación de todas las regiones productivas en el país, con la atención a millones de personas que se dedican a actividades productivas en el sector rural.

Hoy más que nunca hay que apoyar al campo tendiendo redes de colaboración y trabajo para su desarrollo y crecimiento, toda vez que la agricultura, ganadería y pesca son rubros prioritarios que proveen alimentos y son elementos esenciales de nuestra identidad histórica y cultural, apuntó.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelí, hizo una reflexión sobre los tiempos complejos y retos en el sector agroalimentario, y la contribución de sus programas en apoyo a pequeños productores, lo que suma al trabajo en equipo a favor de la recuperación económica del país.

El presidente entrante del CNA, Juan Cortina Gallardo, indicó que empieza una nueva etapa en la vida institucional del organismo, que demanda un esfuerzo inédito por la pandemia, con organización y trabajo conjunto para mantener el crecimiento del sector agroalimentario nacional.

Adelantó que alrededor de un millón y medio de productores de esta organización contarán con el apoyo del CNA, con planes para operar programas y esquemas que otorguen mayor certidumbre a la producción y comercialización, como es el caso de los granos y las oleaginosas.

“Queremos un país más justo, solidario y mejor alimentado y, para ello, se requiere de agroempresas más fuertes, con un manejo apartidista, porque el único compromiso es con los productores”, aseveró.

El presidente saliente, Bosco de la Vega Valladolid, agradeció el apoyo de las secretarías de Gobernación, Agricultura y Economía, cuyos titulares han sido clave, agregó, en la negociación de acuerdos comerciales y el impulso de programas de fomento agroalimentario.

“Vivimos un nuevo formato de sociedad, interconectada, donde alianzas público-privada serán fundamentos para un mejor país y un contrapeso para revertir la injusta condición de la pobreza en el sector”, acotó.

En el evento participaron también representantes del poder Legislativo, líderes de ramas productivas e integrantes de organismos vinculados al sector.