Entradas

México es cuarto lugar a nivel mundial en reciclaje de PET, sólo detrás de Suecia, Alemania y la Unión Europea.

El informe indica que 71% de los envases y empaques ya son reutilizables, reciclables, compostables o aprovechables

Redacción / Enlazadot

Ciudad de México.- La industria mexicana avanza en los compromisos adquiridos en el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México, y a un año de su firma, implementa acciones contundentes para reducir, reciclar y reutilizar envases y empaques destinados a una gran variedad de productos, con el objetivo de contribuir de forma decidida a las metas nacionales en materia del uso de plásticos.

Así lo refiere el informe que entregó este martes la Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (CESPEDES) del Consejo Coordinador Empresarial, junto con otras 13 instituciones, al Senado de la República, con la finalidad de informar a los legisladores y a la población en general el resultado del primer año del Acuerdo Nacional, en el que participan 74 grandes empresas de los sectores químico, plástico, alimentos y bebidas, cuidado personal, artículos del hogar y tiendas de autoservicio.

Destaca que 45 por ciento de las empresas que participaron en el reporte cuentan o se encuentran afiliadas a un plan de manejo post consumo, principalmente para los materiales tereftalato de polietileno (PET), polipropileno (PP), polietilenos de alta y baja densidad (PEAD y PEBD), poliestireno expandido (EPS), aluminio y cartón. Mientras que 68% incluye material reciclado en sus envases y empaques.

En la actualidad, la industria del plástico aporta 2.8% del Producto Interno Bruto, y dicho material representa 13% del total de los residuos sólidos urbanos. No obstante, las acciones de recuperación han permitido, por ejemplo, que en nuestro país se recicle 56% del PET, lo que lo ubica en el cuarto lugar mundial en esta materia, sólo por debajo de Suecia, Alemania y la Unión Europea.

Entre los resultados contenidos en el informe destaca que, actualmente 71% de los envases y empaques son reutilizables, reciclables, compostables o aprovechables, y la meta es que en el mediano plazo se alcance el 100 por ciento de este indicador.

Por otra parte, es muy relevante que la totalidad de las empresas que participaron en esta primera etapa ya han eliminado al 100% el uso de microplásticos que son añadidos intencionalmente para exfoliar, pulir o limpiar.

“Junto con las acciones de las empresas, es fundamental la participación de la sociedad y del gobierno en el cumplimiento de las metas de este Acuerdo Nacional, para seguir avanzando como hasta ahora, en las medidas que nos permitirán dejar un legado sostenible a las próximas generaciones”, destacó José Ramón Ardavín Ituarte, Director Ejecutivo de CESPEDES.

Actualmente, las principales acciones realizadas para implementar una economía circular del plástico en nuestro país son la reducción y el reciclaje; mientras que entre las acciones para eliminar plásticos innecesarios destacan: la reducción o eliminación directa del material, con 24% del total; rediseño y reciclaje, con 23%; sustitución por otros materiales, con un 18%; reciclables, 13%; reutilización, 8%; biodegradables y compostables, 11%; otras opciones, 3%.

“Nuestra meta es que los plásticos permanezcan el mayor tiempo posible en la economía, y no en el medio ambiente”, refirió Ardavín, quien participó en la entrega del documento a los senadores.

El informe completo se puede consultar en la siguiente liga:

http://www.cespedes.org.mx/acuerdo-nacional-para-la-nueva-economia-del-plastico-en mexico/

Hay personas que nacen para emprender y triunfar

Es el caso de Jesús Manuel Ávila Ovalle, emprendedor de en la industrial del plástico

  • Su empresa se dedica a la comercialización de plásticos post industriales reciclados y tiene mucho potencial de negocios
  • Su calidad humana es parte de su hacer diario

Por Laura Gutiérrez Franco

Desde joven le gustó emprender. Un día un amigo lo invitó a que vendiera gorras y aceptó. Lo hizo mientras trabajaba en la empresa de un tío, en donde se arreglaban máquinas de cámaras. En ese tiempo estudiaba la preparatoria y lo que siguió fue siempre asumir riesgos y sacarlos adelante. Jesús Manuel Ávila Ovalle sabe que sortear imprevistos es uno de los quehaceres diarios de todo empresario y siempre está dispuesto a resolver cualquier situación que se le presente.

Precisamente por esa actitud tan positiva, decidida y emprendedora, es porque ahora dirige la empresa Plásticos de Ingeniería Post Industriales, ubicada en Guadalajara, misma que fundó hace cerca de seis años y tiene sobre sí un gran potencial de negocios.

Su empresa se dedica a la comercialización de plásticos de ingeniería post industriales reciclados y empezó casi por casualidad o mejor dicho, porque la vida lo llevó por ese camino, según lo relata en entrevista con Cadena Empresarial Enlazadot.

“No conocía nada del tema. Un amigo me pidió si podía colocar materiales en Guadalajara. Él me asesoró. Siempre he sido consultor de empresas, de profesión ingeniero industrial. Recordé a una persona y fuí a ofrecerle el material. No lo encontré, pero andando por la zona toqué puertas y obtuve respuestas”, dice con un tono de voz que denota satisfacción.

“Empezamos con 50 kilogramos y luego fue una tonelada y así empezó el negocio”, relata tras comentar que hay dos cosas que lo distinguen (entre muchas más), “tengo atracción por todo aquello que le bienestar a la gente y al medio ambiente y el gusanito de las ventas. Creo que es buena fórmula”.

En su empresa se comercializan material plástico post industriales reciclado, que es aquel que se extrae de proceso de producción y por alguna razón no sirve para lo que se tenía planeado. “Lo compramos, se muele y se suministra a otra empresa que hace otro tipo de piezas. Por ejemplo se extraer una pieza automotriz hecha de ABS (un tipo de plástico) para venderla a una empresa que hace tacones”.

Durante la charla reconoce no le ha costando tanto trabajo ser empresario, porque siempre a todo lo que hace le pone constancia y dedicación. “Tengo la habilidad de dar seguimiento a las cosas y me gustan las ventas, a las que considero más que nada como servir más que vender”. Otra de sus características es aplicar la confianza en todo lo que hace.

Siempre le ha gustado emprender. “Duré un tiempo con la vena del emprendurismo dormida pero hace unos años estalló”, dijo mientras platica que en facebook tuvo una página llamada Resilencia, que es la propiedad que tienen los materiales para regresar a sus formas. Allí tenía venta en línea de productos que tenían que ver con el bienestar del medio ambiente y de las personas.

Lo que aconseja a los nuevos emprendedores es que “se avienten. Las cosas hay que empezarlas y no caer en la parálisis por análisis y sobre la marcha ir ajustando”.

Es un hecho que en la actualidad de alguna manera hay parálisis económica derivada de la pandemia del COVID 19, pero está esperando la reactivación porque en el mercado de los reciclados hay mucho potencial y también quiere apoyar a otras empresas, ya sean sus proveedoras o sus clientes, sobre todo en el tema de financiamiento.

Ávila Ovalle nació en la Ciudad de México, gran parte de su infancia y adolescencia las pasó en el Estado de México. Estudió la carrera en Monterrey en el Tec e hizo -entre otros estudios- una maestría en finanzas en la Universidad Oberta de Cataluña, España, una de las más importantes en el mundo en educación a distancia.

Llegó a Guadalajara en el año 2008, a finales, que fue cuando se casó y su esposa vivía en Guadalajara, aunque es de Sinaloa y por su actitud y conocimientos, ha realizado importante carrera de vida y empresarial.