Entradas

Tecnología Bosch para transporte compartido

Redacción / Enlazadot

La actual contingencia redujo la movilidad en cerca de 67% en México debido a la pandemia causada por Covid (Sars-CoV-2). Con ello, las principales actividades ligadas al traslado de la población también se vieron reducidas: en promedio, el movimiento hacia el lugar de trabajo disminuyó 50%; las actividades de recreación, 66%; y la adquisición de servicios y suministros, 40%. No obstante, actividades cruciales como el traslado del personal de salud y el movimiento de las personas con actividades denominadas esenciales, se han reactivado y puesto en el foco la necesidad adaptativa de los medios de transporte.

Con el inicio de la reactivación económica en el país, es fundamental promover ahora la movilidad segura en cada tipo de transporte. Hasta ahora, los vehículos individuales son los medios de transporte percibidos como los más seguros en términos de salud por su naturaleza individual. La modalidad de viajes compartidos ya sea en camionetas (van) o auto particular se mantienen dentro de la confianza de los usuarios con la debida aplicación de medidas sanitarias.

En el caso del transporte público masivo, el panorama es diferente. La dificultad para conservar la sana distancia y el control de los usuarios respecto al tiempo de exposición durante los traslados, lo convierten en uno de los principales sitios de propagación. Únicamente durante mayo, entre la Ciudad de México y Guadalajara, alrededor de 43 millones de usuarios se transportaron, con todo y la caída aproximada de 75% de la demanda comparado con la afluencia habitual pre-covid, de acuerdo con la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México.

Desde el inicio de la contingencia, pasajeros como médicos, enfermeros, laboratoristas y demás trabajadores del sector salud se han visto afectados además en el traslado a sus centros de trabajo al sufrir agresiones y discriminación. Al 28 de junio, se registraron más de 46 mil contagios acumulados en personal de este sector.

Derivado de este riesgo, el gobierno de Jalisco lanzó el programa Conexión Médica que consiste en brindar transporte seguro, gratuito y exclusivo al personal médico que labora en el Área Metropolitana de Guadalajara.

Bosch, como líder desarrollador de tecnología en México, en colaboración con el Gobierno de Jalisco desarrolla el programa “Optimización de Rutas de Conexión Médica”. Basado en el análisis de la demanda, horarios y kilómetros recorridos del personal de salud, especialistas en Tecnología (científicos de datos, algoritmos e Inteligencia Artificial) de la compañía, desarrollaron algoritmos que mejoran el acceso y recorrido de las rutas. Además, se desarrolló una plataforma web para actualización de rutas, turnos y medios de transporte (bus/van) que el gobierno ofrece. Adicionalmente, el programa se complementó con una aplicación móvil donde los usuarios pueden consultar rutas y horarios disponibles de acuerdo con su localización. Se ha beneficiado a más de 2 mil 500 usuarios y actualmente consta de 6 rutas, el uso de 24 camionetas y da cobertura a 21 hospitales/centros de salud. Al 8 de junio, se contabilizaron más de 30 mil viajes.

“El gran reto de la movilidad en la nueva normalidad será replicar este modelo para optimizar rutas, horarios y tiempos de recorrido en un escenario de retorno masivo a los centros de trabajo. Esto requiere combinar el talento de nuestros ingenieros con la tecnología e innovación para mitigar los riesgos de seguridad y de salud en la movilidad”. Alberto Ibarrarán, director de innovación para Bosch México.

“Servitización” de la seguridad en la nueva normalidad: Bosch

Redacción / Enlazadot

El tránsito de la adquisición de bienes a la de servicios es cada vez más palpable. Del auto propio al arrendado; de la oficina propia a la compartida; del equipo de cómputo propio al suministrado por compañías especializadas, los ejemplos se suceden. La tendencia se acelera con los desafíos de la nueva normalidad. El término ‘servitización’ fue introducido por primera vez en 1982 hace casi 40 años y apenas hoy puede considerarse una adopción generalizada… ¿Justo a tiempo?

De acuerdo con el INEGI, en México existen 5 millones de unidades económicas. Casi la mitad corresponde a pequeños comercios (2.2 millones); el resto se reparte entre industria manufacturera (604 mil), servicios de salud (234 mil), comercio al por mayor (165 mil), servicios financieros (97 mil), transporte (42 mil), construcción (25 mil) entre otros. Todas obligadas por las circunstancias a modificar y adecuar los espacios de trabajo para implementar medidas de salud e higiene debido a la nueva normalidad derivada del COVID-19.

También están obligadas a monitorear que las medidas se cumplan. Así, ante la necesidad de una implementación veloz, la servitización apunta a ser la vía de cumplimiento más eficiente.

Ante la inviabilidad de que cada unidad económica disponga de una infraestructura propia de vigilancia, las empresas transforman sus modelos de negocio para proveer el servicio a los usuarios. Leonardo Urich, gerente de soluciones de Bosch en México, comenta al respecto:

Bosch Soluciones (BOS) trabaja en adaptar los sistemas de seguridad existentes, llámese video vigilancia, control de acceso, voceo, entre otros, para cumplir también con el propósito de la salud”.

Al tiempo que las empresas buscan la mejor manera de regresar a sus actividades, Bosch ha desarrollado dos soluciones potencialmente vitales en la nueva normalidad: la detección de uso de mascarillas y verificación de la distancia social mediante video vigilancia inteligente.

Las soluciones son adaptables en equipos de video vigilancia existentes. Con algunas modificaciones en el hardware y software las cámaras son capaces de emitir alertas cuando una persona no usa adecuadamente el equipo de protección o cuando los trabajadores no cumplen con la sana distancia.

“Lo interesante es que en lugar de lidiar con la complejidad de adquirir los equipos y operarlos de forma independiente en un lapso tan corto, las empresas “servitizan” a través de Bosch para tener de manera expedita la instalación de todo un sistema, el mantenimiento y el monitoreo necesarios para enfrentar la nueva realidad”, concluyó Urich.

Acerca de Bosch

El Grupo Bosch es un proveedor líder mundial de tecnología y servicios. Emplea a alrededor de 400,000 asociados a nivel mundial (al 31 de diciembre de 2019). La compañía generó ventas de 77.7 mil millones de euros en 2019. Sus operaciones están divididas en cuatro sectores de negocios: Soluciones de Movilidad, Tecnología Industrial, Bienes de Consumo y, Energía y Tecnología para la Construcción.

Como empresa líder en IoT, Bosch ofrece soluciones innovadoras para casas inteligentes, ciudades inteligentes, movilidad conectada e industria conectada. Utiliza sus conocimientos especializados en tecnología de sensores, software y servicios, así como su propia nube IoT, para ofrecer a sus clientes soluciones conectadas entre dominios a partir de una sola fuente.

Bosch ve el futuro de las fábricas en la conectividad

  • Rolf Najork: “La conectividad es esencial para cualquier empresa que quiera seguir siendo competitiva. La I4.0 ofrece un enorme potencial.”

Redacción / Enlazadot

Stuttgart, Alemania – Las crisis revelan debilidades. La que atravesamos ha expuesto el valor de la fabricación y la logística conectadas. El Internet de las Cosas (IoT) ayuda a las empresas manufactureras a reaccionar con mayor flexibilidad que antes frente a las interrupciones, ya que la utilización y condición de cada máquina individual puede ser rastreada en tiempo real y hay transparencia a lo largo de la cadena de suministro.

“Especialmente en tiempos excepcionales como la crisis actual, la conectividad hace que las empresas sean menos vulnerables y les ayuda a mantener el balance”, dice Rolf Najork, miembro del Consejo de Administración de Bosch, responsable de la tecnología industrial.

Por ejemplo, cuando el riesgo de infección hace que la proximidad física sea un desafío, los cambios de turno pueden ser manejados digitalmente. La digitalización permite la supervision y el mantenimiento a distancia de sistemas y máquinas, sin necesidad de un técnico en el lugar. El software inteligente puede rastrear las mercancías y las entregas, y asegurar el reabastecimiento, desde cualquier lugar. Todo esto es posible gracias a la I4.0.

Las soluciones conectadas ayudarán a que la fabricación y la logística sean más simples, más eficientes, más flexibles y también más robustas. Bosch es un pionero del IoT. La companía comenzó a integrar conectividad a la fabricación y la logística en 2012, tanto en sus propias plantas como en las de sus clientes. Y esto está dando sus frutos: En 2019, Bosch generó ventas de más de 750 millones de euros con soluciones conectadas, un aumento del 25% con respecto al año anterior.

I4.0 impulsa la productividad

En la fábrica del futuro, las únicas cosas estáticas y fijas son el piso, las paredes y los techos. La fábrica del futuro se reinventa constantemente según sea necesario, está guiada por la visión de un sistema de fabricación que puede producir miles de productos y variantes diferentes, sin necesidad de costosas adaptaciones. Por eso Bosch está comprometido con la conectividad.

Los proyectos en esta área impulsan el progreso y proporcionan un beneficio medible. Con la ayuda de la I4.0, es posible aumentar la productividad en lugares individuales hasta en un 25%. «La conectividad es esencial para cualquier empresa que quiera seguir siendo competitiva. Industria 4.0 es una oportunidad histórica, que ofrece un enorme potencial», dice Najork.

«No sólo estamos mejorando la productividad de las fábricas, sino que también permitimos que las empresas respondan rápida y adecuadamente a los cambios». Tomando el ejemplo de Bosch, la transición de la industria automotriz significa una presión sobre los costos de su división de tren motriz, así como una presión para adaptarse.

Precisamente por esta razón, la división invertirá unos 500 millones de euros en la digitalización integral y la adición de conectividad a sus operaciones de fabricación en los próximos años. El ahorro esperado será el doble: aproximadamente mil millones de euros para 2025. Y se espera que el uso de la inteligencia artificial añada aún más impulso. El enfoque aquí es en soluciones basadas en la inteligencia artificial para el mantenimiento predictivo de la maquinaria, para la garantía de calidad y para mejorar los procesos de producción. Por ejemplo, la Inteligencia Artificial se utiliza en fábricas de obleas muy complejas -como la planta de Bosch en Reutlingen- para la programación detallada de la producción, lo que ahorra tiempo y costos, ya que guía las obleas a través de más de 500 pasos de procesamiento. Esto por sí solo significa una producción 5% más rápida, con un tiempo de recuperación de la inversión de sólo tres meses.

Bosch reportó ventas totales anuales por 2 mil 900 millones de dólares en México

Redacción / Enlazadot

Bosch está representado en México con sus cuatro sectores de negocio: Soluciones de Movilidad, Tecnología Industrial, Bienes de Consumo, así como Energía y Tecnología para la Construcción. Sus operaciones se realizan en 14 ubicaciones (12 plantas de manufactura y un centro de desarrollo de ingeniería y soluciones de negocio, y las oficinas centrales) en una superficie combinada equivalente a la Ciudad Universitaria de la UNAM3.

La empresa de origen alemán es líder mundial en tecnología y servicios y en 2019 reportó ventas netas totales de 2 mil 900 millones de dólares (2 mil 700 millones de euros) en México, incluidas las realizadas a empresas no consolidadas y las correspondientes a empresas afiliadas. Las ventas consolidadas a terceros en México ascendieron a mil 300 millones de dólares (mil 200 millones de euros), registrando así un crecimiento de 12 por ciento.

En cuanto a las inversiones de Bosch en México, éstas aumentaron 14% para ubicarse en 54 millones de dólares (50 millones de euros).

Los desempeños más destacados durante 2019 correspondieron a los sectores Soluciones de Movilidad y Energía y Tecnología para la Construcción. En el primer caso, debido al impulso de nuevas tecnologías para la seguridad de los conductores como los sensores de proximidad Ultrasonic, así como el Mid Range Radar para detección de objetos detrás y al lado del vehículo.

Durante 2020 la división proyecta el arranque de la producción de componentes digitales en la nueva planta ubicada en el Bajío para las armadoras de Norteamérica.