Entradas

Crear tecnología para el bienestar humano, objetivo del Centro de Iluminación de la UAG

Redacción / Enlazadot

El Centro de Tecnología en Iluminación (CTI) de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) está casi a un 80% de quedar concluido en su infraestructura, sin embargo, ya ha iniciado diversas operaciones, entre éstas, investigaciones y proyectos que buscan desarrollar tecnología en iluminación para el bienestar humano.

El Mtro. Jesús Uriarte Camacho, Profesor Investigador de este centro, informó que el CTI fue creado para elevar los niveles de eficiencia energética, reducir las emisiones de gases efecto invernadero, generar ahorros económicos, contribuir a incrementar el bienestar social, el desarrollo de investigación, tecnología, formación y certificación de profesionales especializados en el tema de la iluminación

“El centro es un lugar de investigación y desarrollo de tecnología que tiene cuatro objetivos principales: Investigación aplicada a la iluminación; enseñanza; creación de estándares para la industria mexicana que hagan más competitivo el sector de la iluminación enfocados en la eficiencia energética y el desarrollo de tecnología; desarrollo de nueva tecnología”, dijo.

Añadió que éste dará apoyo a la industria jalisciense en proyectos de eficiencia energética de iluminación, hogares e instituciones; tiene un área para investigar, desarrollar, proponer nuevos códigos, evaluar y certificar sistemas de iluminación para distintas aplicaciones, crear prototipos y certificar equipos tecnológicos con el apoyo de la Universidad de Davis, California, de Estados Unidos.

Áreas de investigación ya operan

El CTI cuenta con un espacio físico de mil 500 metros cuadrados en el interior de la UAG para realizar investigación y desarrollo de tecnología, entre estas áreas, se puede encontrar Eficiencia Energética, donde se crea tecnología para reducir el consumo de energía en lámparas y luminarias en cualquier tipo de aplicación, ya sea exterior o interior.

En éste se prueban equipos de sensores para el encendido y apagado de luminarios que propondrán como solución al desperdicio de la energía, ya que este uso de sensores, que en el pasado eran tecnologías costosas, hoy soy muy accesibles al mercado y son más viables, la investigación aplicada en esta tecnología ha logrado maximizar el ahorro de energía.

Otro espacio dentro del centro es la del Internet de las cosas aplicado a la iluminación mejor conocida como “Internet of light” que se trabaja en conjunto con el Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara, para desarrollar plataformas de internet que permitan hacer más inteligentes o intuitivos los sistemas de iluminación, “es una tendencia que llegó para quedarse y que los estamos incorporando a los sistemas de iluminación para hacerlos confortables y funcionales para nuestra vida diaria. A través de aplicaciones en móviles podremos controlar la iluminación de nuestros espacios en casa o la oficina”.

Una de las investigaciones que se efectúa y aplica en el tema anterior es el de la iluminación de vialidades y estacionamientos, en el que se usará el internet de las cosas para mejorar la funcionalidad de diversas luminarias para así dar confort y seguridad a los ciudadanos.

“Mientras que, en Bienestar Humano, estamos desarrollando también una investigación basada en digamos proteger, conocer y estimular el ritmo circasiano del humano. Usando luces artificiales con diversos tonos e intensidades podemos generar un ambiente que estimule la tranquilidad, alegría y productividad, así como el descaso, en oficias, casas, centros públicos o áreas comunes. Para ello estamos invirtiendo en investigación, análisis de datos y comportamiento de las personas. Aquí creamos mucho conocimiento”, manifestó el investigador.

Otra investigación se ha dedicado a descubrir cómo la luz ultravioleta puede ser usada para facilitar el trabajo de la desinfección de espacios, en especial, para combatir la pandemia actual del Covid-19 y cómo incorporar estas tecnologías a centros donde el ser humano se desenvuelve en su vida cotidiana.

“Usar la luz ultravioleta para desinfectar el aire y superficies es uno de nuestros proyectos. Ya hay algunos iniciados, esto no es nuevo, desde hace más de 30 años se usa para la desinfección del agua y otros espacios. Lo que nosotros queremos es crear tecnología que nos permita tener un espectro ultravioleta que no cause daños en el ser humano, como cáncer de piel, enfermedades de los ojos y que desinfecte. En este momento desarrollamos prototipos, pero no podemos dar más información”, expuso.

Por último, en el centro se experimenta cómo la luz incide y mejora el proceso de crecimiento de productos del campo como de flores y frutos, entre estos, fresas y berries. El Mtro. Uriarte Camacho mencionó que esto es un proceso a futuro y aunque no se ha colaborado con la industria, podría participar en el Hub de emprendimiento de Jalisco.

“Hay mucho potencial a explorar. Hemos descubierto que el crecimiento de flores y plantas es mayor y más rápido que a la exposición normal dada por el ciclo del sol; no es nuevo, pero lo estamos aplicando y utilizando mejor”, aseguró.

Startup de Jalisco combate el estrés laboral con videojuegos

Redacción / Enlazadot

A pesar de los desafíos que ha traído consigo la pandemia, existen startups mexicanas que han hecho frente a la crisis con arrojo, creatividad, y apostándolo todo. Tal es el caso José Luis Sandoval y Guillermo Rivas, dos emprendedores mexicanos que transformaron su negocio de maquila de software, Onward, en una agencia creativa que desarrolla videojuegos y gamificación para marcas comerciales.

Todo esto con 2 objetivos: 1) lograr que el consumidor ansíe interactuar con una marca en vez de huir de ella, y 2) que la persona que trabaja para la marca se divierta haciendo su trabajo, logrando mayor eficiencia.

Todo esto a través de gamificación, playful thinking y otras técnicas de diseño de juegos que Onward aplica en contextos como la capacitación a distancia (vital durante la pandemia), videojuegos publicitarios y eventos de negocios.

Fanáticos de los videojuegos toda su vida, Guillermo y José Luis encontraron una oportunidad durante la crisis: los elementos lúdicos que poseen los videojuegos pueden aplicarse en el contexto de las empresas para combatir el tedio y la ansiedad que provoca especialmente el encierro.

Un espejo mágico

La primera experiencia lúdica que Onward realizó fue incluso antes del covid-19, durante un congreso de negocios. Para popularizar el evento crearon un espejo mágico: una pantalla interactiva en la que el espectador puede verse a sí mismo transportado a otro mundo en tiempo real: ya sea protagonizando la portada de una revista de negocios, corriendo un maratón, o posando para una foto junto a su personaje de animé favorito, el usuario del espejo mágico puede crear “postales interactivas” en foto o video, que pueden compartirse en redes sociales, como un recuerdo del evento. El espejo mágico ha sido utilizado por marcas como Gas Rosa y el ITESO.

Actualmente, México es el mayor mercado de videojuegos en LATAM, y el número 10 a nivel mundial, con un valor de 27 mil millones de pesos (The CIU, 2019). Hay 63 millones de videojugadores en el país, y su edad promedio es de 38 años (Gamexpress, 2019). Por su parte, el mercado de la gamificación vale 7 mil millones de dólares a nivel mundial, y se espera que alcance los 40 mil millones en 2024 (The CIU, 2019).

Onward es una agencia creativa de Guadalajara que diseña y desarrolla videojuegos y gamificación. Cuenta con el respaldo de 4 años de experiencia y constante evolución.

Onward diseña soluciones para empresas que tienen el objetivo de optimizar procesos de negocio, generando mayor eficiencia y rentabilidad. Esto se hace incorporando elementos del mundo de los videojuegos a las herramientas que los colaboradores utilizan para realizar sus tareas, haciendo su día a día más divertido, lo que aumenta la motivación, la concentración y la capacidad de aprendizaje. El juego es la única actividad en la que las personas resuelven problemas por diversión; la gamificación tiene como objetivo que también sea divertido y satisfactorio resolver problemas de la vida real.

Cabe resaltar que, dadas las recomendaciones de aislamiento impuestas por la emergencia sanitaria, aumentará la demanda de contenido de animación y videojuegos. Además, debido a que las empresas no pueden frenar su constante capacitación, están buscando nuevas alternativas para seguir cuidando de sus colaboradores, como ya lo hacen empresas internacionales como la startup Mr. Jeff o laboratorios Galderma. Actualmente, Onward se encuentra desarrollando propuestas de gamificación para capacitación a distancia para una marca de lubricantes automotrices y un proveedor de soluciones de software administrativo, además de una serie de minijuegos para una plataforma educativa.

Como toda empresa en crecimiento, el principal objetivo de Onward es convertirse en semillero de desarrolladores de software y artistas digitales talentosos, impulsando la industria creativa de Guadalajara.

“Un emprendedor es, por definición, una persona que resuelve problemas. La pandemia nos ha enseñado a enfrentar problemas como ninguna otra experiencia en nuestra carrera profesional”.

Para saber más:

● Onward genera 12 empleos directos, aunque en este número puede variar de acuerdo a cada proyecto.

● En 2016, sus fundadores se graduaron de la 4ta generación de Reto Zapopan.

● Participaron en MassChallenge Boston 2017 y MassChallenge México 2019 con aplicaciones de realidad aumentada para el segmento B2B.

● Actualmente se encuentran desarrollando dos videojuegos propios: Beanfuriated, videojuego de plataforma para móviles, y Computer Love, videojuego de aventura para PC y consola

LA DIGITALIZACIÓN DE LA AGRICULTURA Y EL INEVITABLE REEMPLAZO DE LOS TRABAJADOR DEL CAMPO.

Por Darinel Herrera

La digitalización y la automatización de los procesos productivos, es si duda uno de los temas que más  apasionan a los profesionales dedicados a la agricultura a nivel global.

El imaginar el cultivo, monitoreo  y recolección de nuestras cosechas de manera digital y automática, es un sueño cada vez más cercano.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación afirma que «una ‘revolución digital  agrícola’ podría ayudar a garantizar que la agricultura satisfaga las necesidades de la población mundial en el futuro».

Sin embargo, hay un tema importante a considerar ante esta digitalización de la agricultura. Y es, el destino de los trabajadores del campo.

¿Cuál será el nuevo papel del agricultor? ¿el agricultor requerirá más habilidades de análisis de datos y menos interacción física con el campo? ¿Que pasara con el empleo de los migrantes en la pisca?.

Estas y otras interrogantes son algunos de los tema que apasionan pero al mismo tiempo inquietan al agricultor.

Jorge Bravo – Presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI) en su articulo: Agricultura digital: ¿crisis u oportunidad? afirma que  México podría enfrentar en los próximos lustros una crisis social relevante porque los trabajadores del campo que cruzan hacia Estados Unidos o que ya viven allá podrían ya no ser necesarios. La inmigración en Estados Unidos se aborda como un “problema” político y racial, pero en el futuro cercano podría encontrar otro enemigo: la automatización.

El uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la agricultura es un proceso que avanza lento pero seguro. Para México representa un desafío social pero también una oportunidad para desarrollar una agroindustria digital.

El uso de robots para cultivar o recolectar frutos es cada vez más común en países con baja inmigración como Japón, Australia, Israel o algunas naciones europeas. En países donde no hay suficiente mano de obra para trabajar el campo está creciendo su automatización.

En Estados Unidos, que depende de inmigrantes para recolectar o piscar, las tecnologías digitales podrían desplazar fácilmente a buena parte de los agricultores. Un presidente gringo muy antiinmigrante o muy visionario podría encontrar en la automatización de la agricultura una solución parcial al cruce de hispanos por la frontera. Sólo tendría que invertir más recursos públicos en el despliegue de banda ancha rural. En realidad, los agroindustriales no están esperando a que llegue ese mandatario: ya emplean soluciones tecnológicas para desarrollar una agricultura inteligente.

México debería pensar un plan emergente para dos fenómenos: saber qué hará con los trabajadores del campo que serán desplazados por la automatización de la agricultura en la Unión Americana y la correspondiente pérdida de remesas y digitalizar su propia agricultura a partir de modelos de negocio innovadores, afirma Bravo.

Por otro lado, para beneficiarse del advenimiento de la agricultura digital, los agricultores deben desarrollar nuevas habilidades encaminadas a las habilidades de tecnología de la Internet.

La integración en la economía digital requerirá de alfabetización básica (capacidad de lectura) y alfabetización digital (capacidad de usar dispositivos digitales para mejorar el bienestar). En muchos casos, beneficiarse del contenido digital también requerirá alfabetización en inglés o familiaridad con otro idioma extranjero ampliamente hablado. Los desarrolladores de agricultura digital han diseñado formas de sortear estas barreras, como las TIC con mensajes de audio y videos de extensión en idiomas locales. Sin embargo, se necesita más inversión en el desarrollo del capital humano para garantizar que todos los agricultores puedan beneficiarse de la agricultura digital.

Sea cual sea el destino de la digitalización agrícola en México y Latinoamérica, lo que es una realidad es que la  población mundial está creciendo, pero la cantidad de tierras de cultivo disponibles por cabeza se está reduciendo.

La productividad agrícola tendrá que aumentar si queremos salvaguardar nuestro suministro de alimentos a largo plazo.Y sin duda, la digitalización en la agricultura puede ayudarnos a desplegar nuestros recursos de manera eficiente y sostenible, permitiendo a los agricultores obtener lo mejor de sus campos con un impacto ambiental mínimo.