Entradas

Generar 3.5 millones de KWh en energía limpia, meta de la UdeG en 2021

Redacción / Enlazadot

La Universidad de Guadalajara (UdeG) ha emprendido diversas acciones de transición energética, con el fin de aportar beneficios al medio ambiente del Occidente del país, señaló la Coordinación de Sostenibilidad de esta Casa de Estudio, maestra Graciela Domínguez López, a propósito de que este 5 de marzo se celebra el Día Mundial de la Eficiencia Energética.

“Contamos con 22 sistemas fotovoltaicos, algunos en construcción, algunos ya terminados. Y tenemos visualizado que cuando todos estos sistemas estén en operación, prácticamente estaremos produciendo 3.5 millones de kilowatts hora por año, lo cual equivale a la energía necesaria para abastecer 5 mil casas y a las emisiones de CO2 equivalentes a 64 mil árboles. Ésta sería nuestra aportación de energía verde al año para la comunidad de Jalisco, cuando tengamos todos los sistemas en operación”, detalló Domínguez López.

Recordó que la administración actual cuenta con 22 sistemas fotovoltaicos: cuatro en operación total, y la Coordinación de Sostenibilidad tiene el compromiso de que todos estén funcionando en este año 2021. Actualmente ya opera más de 30 por ciento de esos sistemas, y en 2021 el compromiso es que opere el 100 por ciento.

“Entre las dependencias que tienen proyectos de generación verde instalados podemos mencionar la electrolinera, ubicada en contraesquina del edificio de Rectoría General; además, dicho edificio tiene fuentes de generación de energía y el Centro Universitario de Tonalá”, subrayó.

Otras dependencias con proyectos de generación de energía son: los centros universitarios del Norte (CUNorte), del Sur (CUSur), de los Valles (CUValles), de los Lagos (CULagos), de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI); las preparatorias 18, 4, 12, además de las regionales de: Amatitán, Atotonilco, San Miguel el Alto, Tequila, Tlajomulco de Zúñiga, Villa Corona y Tonalá.

“Los proyectos de las preparatorias son precisamente los más nuevos. Los de los centros universitarios ya están instalados y cuentan con presupuesto para mantenimiento, operación y reparación. Todos estarán operando de manera óptima este año de 2021”, subrayó.

El caso del Edificio de Rectoría General cuenta con un sistema fotovoltaico que tiene la capacidad de generar 92 mil 879 kilowatts de energía verde al año, ahorrando casi 3 por ciento de su consumo total anual, y reduciendo 47 toneladas de CO2, equivalente a las emisiones emitidas por 261 viajes de ida y vuelta a la Ciudad de México en auto, o por recorrer el Anillo periférico de Guadalajara 4 mil 690 veces, o a sembrar 1 mil 673 árboles.

En cuanto a la electrolinera, ubicada en avenida Juárez y Enrique Díaz de León, anualmente representa 56 mil 904 kilowatts hora; esta energía es suficiente para abastecer de electricidad, durante un año, a 84 hogares familiares; sin embargo, esta dependencia cuenta con un sistema fotovoltaico que puede generar 51 mil 119 kilowatts hora de energía verde al año, ahorrando casi 50 por ciento de su consumo total anual y reduciendo 25 toneladas de CO2, equivalente a las emisiones emitidas por 143 viajes de ida y vuelta a la Ciudad de México en auto, o por recorrer el Anillo periférico de Guadalajara 2 mil 582 veces, o a sembrar 921 árboles.

Investigador del CUCEI indica que la sana distancia debe ser mayor a 2 metros

Redacción / Enlazadot

La efectividad de la sana distancia y los filtros sanitarios fueron cuestionados por el doctor Luis Javier González Ortiz, Coordinador del doctorado en Ciencias Químicas, del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), durante su conferencia “¿Cómo protegernos del COVID19? Una visión científicamente soportada”.

“En torno a la protección, una de las falsas seguridades que han sido aceptadas y que han incrementado la inconsciencia de la población son los llamados filtros sanitarios, los cuales están muy lejos de ser una garantía, al contrario de lo que creen muchos, y sin un análisis serio”, declaró.

Explicó que un filtro sanitario puede no detectar a una persona asintomática, pero que sí está infectada, e infortunadamente esos individuos tienen también la capacidad de transmitir el virus.

González Ortiz destacó que, según datos internacionales, uno de cada cuatro o cinco contagiados es asintomático, y hay una tendencia a que muchos de ellos sean jóvenes.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que un sintomático no tiene alta temperatura de forma permanente. Si eso ocurriera, el enfermo sufriría consecuencias graves en cuestión de horas… Y no se puede evitar que alguien tome medicamento antifebril para pasar un filtro sanitario. Además, hay quienes no siempre dicen la verdad cuando les preguntan si están enfermos o tienen síntomas, dijo.

Señaló que los termómetros que tienen los filtros sanitarios miden la temperatura superficial, y en ambientes fríos la temperatura de la piel es siempre varios grados menor a la temperatura corporal; con lo que un individuo con fiebre perfectamente puede parecer sano al pasar por el filtro sanitario. Por consiguiente, es muy probable que un contagiado pueda pasar un filtro sanitario, a pesar de todos los esfuerzos por detectarlo, subrayó.

Advirtió que un filtro sanitario, en ocasiones se convierte en cuello de botella que obliga a ser fila durante varios minutos, y si un contagiado estornuda, pero tanto él como otra persona traen sus cubrebocas perfectamente colocados, el estornudo puede generar una zona de contagio de ocho metros a la redonda. Sin embargo, si alguno de ellos no trae su cubrebocas perfectamente colocado, la zona aumenta a 20 metros a la redonda.

En un supuesto de que un contagiado estornude en una fila donde todos están cuidando la sana distancia tradicional, es decir, de dos metros, puede haber ocho contagiados por estornudo, y quienes no tengan su cubrebocas bien puesto y estén en un círculo de 20 metros a la redonda, también podrán ser contagiados.

El académico aseguró que la llamada sana distancia de dos metros aplica únicamente al momento del estornudo, y quizá cinco minutos después el viento puede transportar la contaminación varios metros. La real sana distancia es de al menos ocho metros, subrayó.

Enfatizó que una forma fácil de evitar la dispersión de los virus y cortar la cadena de contagio es practicar el estornudo o tosido de etiqueta, ya que los virus no quedan suspendidos en el ambiente, sino retenidos en la piel y ropa.

Para completar el proceso de protección es necesario inactivar dicha contaminación utilizando una solución de alcohol con una concentración superior a 70 por ciento.

Advirtió que también hablar, gritar y cantar son fuentes de microparticulas contaminantes; por lo tanto, como medida hay que evitar gritar y cantar en público, así como minimizar el habla a solamente lo indispensable.

González Ortiz recomendó además el uso del cubrebocas y la utilización de gafas protectoras, ya que si los ojos no están debidamente protegidos pueden colectar suficiente contaminación para enfermar al pasar por un lugar contaminado.

La conferencia “¿Cómo protegernos del COVID19? Una visión científicamente soportada” fue trasmitida a través del canal de YouTube.

Realizan de forma virtual lanzamiento de nanosatélites

Redacción / Enlazadot

Por séptimo año consecutivo, el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI) realizó el Concurso de Lanzamiento CanSat, una iniciativa que se organizó de forma virtual y en la que universitarios de todo el país emularon el lanzamiento de pequeños satélites artificiales llamados Cansat.

El Presidente del Comité organizador, maestro Eduardo Velázquez Mora, explicó que, debido a las condiciones sanitarias, en esta ocasión el concurso se reinventó para que los estudiantes pudieran participar vía remota y así evitar riesgo de contagios de COVID-19.

“La final se realizó de forma virtual. Los participantes hicieron sus lanzamientos desde varios centros educativos en sus lugares de origen”, informó.

En esta edición los concursantes elaboraron dispositivos que no superaran las dimensiones de una lata de refresco de 355 mililitros, con un peso de hasta 500 gramos. Los lanzamientos fueron programados y transmitidos en vivo desde los centros educativos de los equipos registrados y demás sedes.

Estos pequeños satélites fueron lanzados de forma vertical, y durante el ascenso y descenso tenían que medir algunas variantes del entorno; estos datos se transmitían a una estación en tierra para registrarlas y analizarlas.

A lo largo del concurso, los universitarios tenían que lanzar sus Cansat a una altura de hasta 120 metros, y no 500 metros como anteriormente. También se evaluaron otros factores en los satélites, como su aterrizaje.

Estas actividades ayudan a los universitarios a validar los cálculos que realizan para desarrollar dispositivos como éstos, consideró Velázquez Mora; agregó que el lanzamiento de Cansats puede ser una oportunidad para acercarse a la aeronáutica.

“Además del lanzamiento se evalúa cómo los equipos planifican sus actividades de acuerdo con el estándar de instituciones como la NASA y otras de áreas de la aeronáutica”, dijo.

Competencia nacional

Luego de una serie de rondas, el primer lugar de este concurso fue para el equipo KA’AA Sat Team, de la Universidad Aeronáutica de Querétaro; el segundo lugar fue para Tzab-Ek VI IPN, de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería del IPN, campus Guanajuato.

El equipo que ganó el tercer lugar fue CUCEI SpaceSat, integrado por Emmanuel Paredes Camargo y Alan Saúl Aguilar Segundo, de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica; Gerardo Villaseñor Castañeda, de Ingeniería en Mecánica Eléctrica. Jesús Enrique Anaya Pineda, de Ingeniería Industrial y Carlos Ernesto Álvarez Rosales, de la licenciatura en Física.

Todos ellos apoyados por sus tutores, maestro Juan Carlos Aldaz Rosas, docente de la Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica y el ingeniero Luis García Magallón, quien anteriormente participó en el concurso cuando era estudiante.

En esta edición también se contó con la participación de equipos de instituciones como la Universidad Autónoma de Durango, la UNAM y el Instituto Tecnológico de Jalisco José Mario Molina y Henríquez.

Comparten cómo las TIC contribuyen a la mejora del medio ambiente

Redacción / Enlazadot

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) tienen el objetivo de hacer más sencillas las actividades cotidianas y dar una mejor calidad de vida; incluso, pueden contribuir a mejorar el estado de salud del planeta.

Por ello, como parte de la serie de los seminarios virtuales “Dialogando con”, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), se abordó el tema de “Tecnologías de la Información y la Comunicación para el medio ambiente”, moderado por la doctora María del Rocío Maciel Arellano, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y académica del plantel.

El doctor Leonardo Soto Sumuano fue el invitado de esta transmisión vía Facebook, en la que compartió cómo las TIC ayudan a combatir los desafíos medioambientales actuales.

“La primera forma en cómo nos ayudan es midiendo el dióxido de carbono (CO₂) que va a la atmósfera. Durante los tres primeros meses de la pandemia la aportación de este gas fue sólo de 17 por ciento”, situación que habla de una disminución con respecto a antes de la pandemia.

“Ahora tenemos más emisiones de CO₂ que las que teníamos antes de la pandemia; hay un problema muy grave, por eso la ONU ya lanzó un llamado sobre esto, para que se sigan los acuerdos establecidos entre las naciones”, externó Soto Sumuano.

El profesor investigador recalcó que la mayor aportación de las TIC es la capacidad de medir, almacenar, documentar y divulgar información referente a varios rubros: desde las emisiones de contaminación, los consumos de energía, hasta las radiaciones electromagnéticas y más.

“El porcentaje del consumo de energía en el mundo del uso de Internet era de 6 por ciento, pero eso era antes de la pandemia”, dijo; por lo que Soto Sumuano no descarta que la nueva normalidad pudo haber incrementado dicha cifra.

Una de las ventajas que trajo la virtualidad y las plataformas digitales es que la gente pudo reducir sus desplazamientos y, por ende, sus respectivas huellas de carbón.

Afirmó que no se han aprovechado las potencialidades de las TIC, pues si se quisiera, subrayó, se podrían generar proyectos para conocer las limitaciones y de dónde provienen los contagios de COVID-19 a detalle.

“Con las TIC se podría identificar exactamente en qué zonas se hacen los contagios, para después emprender acciones sobre éstos y evitarlos”, manifestó.

“También se puede medir la ineficiencia global en el consumo de energéticos y hacerlo sostenible en el tiempo –agregó–. Lo que esperaríamos es que con las TIC esa ineficiencia se volviera eficiencia sostenible con el tiempo”.

Dijo que en el futuro las tecnologías permitirán hacer mediciones más específicas de tipos de contaminantes en el aire, así como el establecimiento de sensores que midan la cantidad de metales pesados.

Por lo pronto, las TIC actualmente permiten que se conozca el nivel de IMECAS en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG); que aunque se cuenta con diez estaciones de monitoreo, con 2 kilómetros de rango de medición, en realidad se necesitarían 30.

Falta regulación sobre efectos de las TIC

Recordó que aunque las TIC han ayudado al campus del CUCEA, a gobiernos y hospitales, para convertirse en “inteligentes”, aún hay temas pendientes sobre lo que ocurrirá en el futuro cercano.

“La tecnología 5G promete el futuro, la interconexión de las cosas y el ser humano; habrá billones de conexiones, todos conectados con todo y produciendo radiación electromagnética hacia arriba, por lo que vamos a tener muchas antenas y basura electrónica”, indicó.

Sobre ese lado negativo del desarrollo tecnológico indicó que urge que los legisladores elaboren normas para regular las magnitudes de radiaciones electromagnéticas originadas por las antenas.

Lo mismo para con los residuos electrónicos, que en México no hay una intención por combatirla, como ya ocurre en otros países.

“No existen reglamentos ni normas en el área de la radiación electromagnética, en las normas oficiales mexicanas (NOM) no hay un apartado que hable sobre basura electrónica, sobre cómo reutilizarla; eso no existe. Sólo se trata la basura en general”, subrayó.

Destacó que se necesitan más empresas especializadas en el tratamiento de basura electrónica: “En Brasil existen al menos 50 empresas con 100 normas, pero en México únicamente existe una”. Y se pronució porque los legisladores trabajen en la promulgación de leyes al respecto.

Empresas y universidades deben trabajar de la mano para formar perfiles especializados

Redacción / Enlazadot

El modelo empresarial del futuro ya no busca integrar a egresados de una carrera como parte de su recurso humano, lo que pretende ahora es trabajar en conjunto con universidades para formar perfiles especializados que atiendan a sus necesidades, señaló el maestro José Luis De Alba González, presidente de Incipio Ventures quien participó como conferencista en el seminario “Escenarios emergentes para el desarrollo humano y económico de las organizaciones”.

“Se trata de un proceso acelerado en el que la contratación es inmediata, chicos desde segundo o tercer semestre pueden entrar a trabajar, adquirir experiencia, generar ingresos y seguirse capacitando”, comentó el experto en temas de emprendimiento.

En el seminario organizado por la licenciatura en Administración de las Organizaciones de UDGVirtual, De Alba González también mencionó que temas como la inteligencia artificial han impactado de manera importante en profesiones tradicionales como la de un contador, administrador o abogado, por lo que las empresas buscan perfiles más complejos y sobre todo se enfocan en el tema de las competencias más que en los grados académicos.

“El Foro Económico Mundial nos dice que para el 2025 las competencias que se requieren son el pensamiento analítico e innovación, aprendizaje activo, resolución de problemas complejos, creatividad, iniciativa, liderazgo, el uso, diseño y programación de la tecnología, entre otros”, explicó.

Agregó que hay un antes y un después de la pandemia por Covid-19, ya que ha implicado cambios importantes en ámbitos como el educativo, en el que se plantean ahora modelos híbridos e innovadores.

Sobre el tema del emprendimiento señaló que el mundo de las startup exige manejar las capacidades de una forma diferente, que obliga a tener el compromiso de hacer las cosas cada vez mejor.

En la misma sesión del seminario, realizada el pasado 29 de enero, el doctor Alejandro Campos Sánchez, profesor investigador de la Universidad de Guadalajara, quien habló sobre la importancia de las micro, pequeñas y medianas empresas para los países emergentes como México.

“Estas empresas aportan un 53 por ciento del producto interno bruto, así de importantes son, por eso es importante mencionar que son éstas las que más riesgos corren en el contexto de la pandemia, representan el 99 por ciento del tejido empresarial en México”, precisó.

Señaló que la nueva normalidad implica cambios de paradigmas en las empresas tanto en lo administrativo como en lo operativo, por ejemplo, la necesidad de migrar de las actividades in situ hacia la modalidad virtual. “Se han dado cuenta de que pueden seguir generando productividad sin tener que desembolsar para pagar una renta y que una parte de ese ahorro puede servir para equipos de cómputo y necesidades de sus trabajadores, mantenerlos motivados”.

Estudiar en UDGVirtual

La licenciatura en Administración de las Organizaciones tiene su periodo de inscripciones abierto durante el mes de febrero. Los interesados en cursar esta carrera pueden consultar el calendario de trámites, en el que se establecen las fechas para el curso de selección, para la liquidación de órdenes de pago y para la entrega de documentación, entre otras.

En caso de dudas sobre el proceso de admisión, pueden comunicarse Centro de Atención Personalizada de UDGVirtual, que brinda información vía telefónica en los números 333 268 8888 y 800 5819 111 (Opción 1), vía WhatsApp en el 333 268 8880 y por medio de correo electrónico en [email protected]

Cotización del agua en Wall Street prende focos rojos en la gestión del líquido

Redacción / Enlazadot

La cotización del agua en los mercados financieros debido a su escasez prende focos rojos y representará un reto para la gestión, distribución y abastecimiento de este recurso en las ciudades, afirmó el investigador del Centro de Estudios Estratégicos para el Desarrollo (CEED), de la Universidad de Guadalajara, doctor José Antonio Gómez Reyna.

“El agua se empieza a definir como una mercancía, o sea, aquel que tenga el dinero la va a tener, y esto prende las alarmas. La ONU y muchos gobiernos han manifestado que el derecho al agua es un derecho humano que todos deben de tener; en México es un derecho constitucional”, declaró el especialista.

A finales de 2020 se dio a conocer que el agua comenzó a cotizar en el mercado de futuros de materias primas de Wall Street, lo que significa que será considerado como un bien económico y su precio fluctuará como sucede con recursos como el oro, el petróleo o el trigo.

“El principal problema es que, si dejamos que se maneje como una mercancía, estamos mal, tenemos que invertir para que tengamos agua adecuada en calidad y en cantidad para las poblaciones y los procesos industriales o agrícolas que se requieren”, aseguró.

Gómez Reyna afirmó que es necesario un modelo de gestión del agua en el que se aproveche al máximo el recurso, se eviten las concesiones o permisos para su aprovechamiento y permita que todos puedan tener acceso.

El especialista y miembro del Observatorio del Agua en Jalisco dio como ejemplo el modelo de gestión que tiene la Unión Europea en el que el recurso que usan las industrias no se vierte a los ríos ni se recarga al subsuelo, sino que el agua se queda en ese polígono industrial y es tratada y se reutiliza en el mismo proceso sin salir al exterior a contaminar.

Para ello se requiere un ordenamiento hídrico en el que todas las microcuencas y arroyos que lleguen a algún cuerpo de agua principal deben ir sin ningún tipo de contaminante.

“Eso es un proceso en el cual vas integrando la calidad del agua, es más fácil evitar que se contamine a tratar de potabilizar esta agua. La gestión en eso tiene mucho que ver”, subrayó.

Gómez Reyna dio a conocer que se organiza el Foro del Agua #Water2Me, en el que participará, y donde se abordarán las implicaciones de este cambio en relación con el agua y los retos que tendrán los gobiernos en los próximos años; contará con la participación del doctor Pedro Arrojo Agudo, Relator especial para los derechos humanos al agua potable y el saneamiento de la ONU; la doctora Elena Burns Stuck, Subdirectora General de la Administración del Agua, de la Comisión Nacional del Agua.

El foro, en el que en breve se informará la fecha de su realización, será transmitido de manera libre en las redes sociales de Facebook y Twitter del Observatorio del Agua en Jalisco.

Con el Bot “Mi riesgo COVID”, se conocerá qué posibilidad tienen de ser hospitalizados o intubados, si contraen la enfermedad

Redacción / Enlazadot

La Universidad de Guadalajara pone al servicio de la población una calculadora de riesgo llamada “Mi riesgo COVID”, en la que las personas podrán medir la posibilidad de ser hospitalizadas e intubadas en caso de contagiarse de COVID-19, de acuerdo con sus factores de riesgo y su estado de salud; fue desarrollada por los miembros de la Sala de Situación en Salud por COVID-19, y el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI).

El Rector General de esta Casa de Estudio, doctor Ricardo Villanueva Lomelí, aseguró que es una herramienta para que las personas conozcan las proyecciones reales de sufrir una complicación en caso de contagiarse con el SARS-Cov-2, y que será útil para hacer conciencia del riesgo que corren cuando acuden a reuniones o a actividades no esenciales en el momento crítico que vive la entidad por la alta incidencia de casos positivos y hospitalizaciones.

El Rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud y Coordinador de la Sala de Situación en Salud por COVID-19, doctor José Francisco Muñoz Valle, explicó que esta herramienta es útil en un momento en el que Jalisco atraviesa por un panorama delicado al sumar 33 mil 221 casos positivos en las tres últimas semanas, y mil 710 muertes en el mismo periodo.

“Es una calculadora que nos va a permitir saber, de acuerdo con nuestras características, cuál es el riesgo que tenemos. Es un estimador de riesgo que permite calcular la probabilidad que yo tengo de ser hospitalizado e intubado, y la cantidad de muertes que se han registrado en personas con mis mismas características”, informó.

La herramienta considera el sexo, edad, peso y estatura de la persona, además de padecimientos como diabetes, hipertensión, tabaquismo, asma, alguna inmunosupresión, Insuficiencia Renal Crónica o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, y lo cruza con los datos de hospitalizaciones y muertes en el país.

Óscar Alan González Sánchez, estudiante de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica del CUCEI, quien desarrolló esta herramienta, explicó que está disponible en la aplicación de mensajería instantánea Telegram. El usuario deberá teclear @MiRiescoCovid en el buscador, y se desplegará un chat donde podrá interactuar con las diferentes preguntas y opciones para generar un perfil clínico que ayudará a obtener la estimación de su riesgo. El horario de atención en esta aplicación es de las 7:00 a las 22:00 horas.

Además está disponible la versión web en la página www.udg.mx/MiRiesgoCovid, donde el usuario deberá rellenar unas casillas o con datos de salud para generar el perfil clínico a estimar.

“Tras una serie de preguntas el estimador realizará una filtración en los más de 140 millones de datos que integran la base de datos federal de COVID-19 proporcionada por la Secretaría de Salud, y a partir de los datos que cumplan el perfil clínico que se solicita se realizarán una serie de cálculos que permiten generar al usuario una imagen con las estimaciones específicas para su perfil”, expresó.

Los resultados se clasifican en nivel bajo, alto crítico y poco común, en el que se informa al usuario el porcentaje de posibilidad de ser intubado u hospitalizado, así como el número de defunciones, considerando los casos o perfiles similares al suyo y de acuerdo con los datos a nivel federal.

El Jefe de la Unidad de Difusión del CUCS, e integrante de la Sala de Situación en Salud por COVID-19, Javier Alonso López Chávez, afirmó que, además de la proyección de riesgo, la aplicación de Telegram permitirá al usuario habilitar un buzón al que le llegará información científica y corroborada de primera mano para conocer la manera de prevenir un contagio o de cuidarse si ya está infectado.

La Rectora del CUCEI, doctora Ruth Padilla Muñoz, destacó la participación de estudiantes y académicos de ese plantel que están desarrollando modelos matemáticos, proyecciones y análisis sobre COVID-19 que sirvieron para realizar no sólo la herramienta de “Mi riesgo COVID”, sino también materiales de divulgación acerca de esta enfermedad para informar a la población.

El acceso a la herramienta “Mi riesgo COVID” es completamente gratuita.

Crean UdeG y GENES2LIFE kit de diagnóstico para identificación del SARS-Cov-2

Redacción / Enlazadot

La Universidad de Guadalajara (UdeG) y GENES2LIFE, empresa mexicana dedicada a la creación de insumos enfocados al diagnóstico por biología molecular, firmaron un acuerdo de colaboración en materia de proyectos científicos.

Gracias a este convenio, científicos de la UdeG, en conjunto con dicha empresa, han diseñado el Kit de diagnóstico CoV-19Q Kit Dúplex, para la identificación y semicuantificación del genoma Sars-Cov-2, que con una alta sensibilidad y especificidad permitió bajar sus costos de producción optimizando los genes que se utilizan para la detección del virus, además de volver más sensible la detección del gen control, que permite verificar que la muestra fue tomada de forma correcta, volviendo el diagnóstico más eficaz.

Ambas partes seguirán desarrollando actualizaciones científicas y se instalará una incubadora de proyectos en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), que impulsará el emprendimiento para que integrantes de la comunidad universitaria tengan más posibilidades de llevar la ciencia al servicio de la sociedad.

El Rector General de esta Casa de Estudio, doctor Ricardo Villanueva Lomelí, ponderó el acuerdo de colaboración y destacó que esta empresa quiere hacer innovación y pone a la ciencia como el centro de su negocio, al surgir de la academia.

“Tenemos a más de mil 200 investigadores miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), pero el reto es la vinculación, que es otra tarea sustantiva que nos faltaba hacer con el sector privado, para que empecemos a hacer investigación juntos”, declaró.

Dijo que al acercarse a la iniciativa privada se busca hacer un ecosistema real de innovación, donde la investigación, el desarrollo científico y económico se unan para generar estas iniciativas, así como lograr patentes mediante los cuales la Universidad reciba recursos autogenerados.

“Es un día histórico, un día en el que estemos rompiendo esas barreras de cómo los recursos públicos y privados, con total transparencia, se pueden unir para poder hacer sinergia. A veces le tenemos miedo a estas cosas, pero hay que perder ese miedo para ser un país de primer mundo. En Jalisco estamos dispuestos a dar ese a paso”, apuntó.

El Rector del CUCS, doctor José Francisco Muñoz Valle, expresó que el convenio traerá beneficios relevantes a la Universidad en el sentido de favorecer la producción de sistemas de diagnóstico molecular, sobre todo enfocados en enfermedades emergentes y reemergentes, conjuntando diferentes componentes de la investigación científica, la innovación y costos accesibles para la población, poniendo la ciencia al servicio de la sociedad.

“En el CUCS, en un futuro cercano, podremos tener un ecosistema de innovación, con un laboratorio de biología molecular enfocado en el diseño y la producción de sistemas de diagnóstico e investigación, además de que contribuirá de manera relevante a la formación de recursos humanos”, dijo Muñoz Valle.

Informó que hasta la fecha han realizado la elaboración de un kit de diagnóstico en el que se trabajó desde el mes de junio pasado en colaboración con esta empresa, aprobado por el Indre, y con patente en proceso de revisión.

“Estamos trabajando en un kit de diagnóstico COVID FLU, que tiene como misión realizar al mismo tiempo el diagnóstico del SARS-Cov-2 e influenza A y B”, expresó.

El administrador y representante legal de la empresa GENES2LIFE, doctor Octavio García González, indicó que ha visto a alumnos de posgrado de la UdeG trabajar como si fueran investigadores del SNI nivel 3, con mucha actitud.

“Nuestra empresa surgió de la academia, y lo que veo es un gran potencial de los alumnos de posgrado, investigadores y directivos de la UdeG, para hacer esta sinergia. GENES2LIFE genera su propia tecnología, pero siempre estamos de la mano con la academia. Queremos escuchar las inquietudes de los investigadores para ver cómo podemos cooperar para que esto salga a la sociedad, porque el conocimiento que no se aplica no sirve de mucho”, subrayó García González.

Complicada “cuesta de enero”, insuficiente salario mínimo para la canasta básica

Por Laura Gutiérrez Franco

La cuesta de enero representa un panorama muy difícil para familias que se encuentran en situación de pobreza. Si bien el salario mínimo incrementó para ubicarse en poco más de 141 pesos diarios, aumentó 10 por ciento el impuesto predial, el servicio de agua potable 3 por ciento por metro cúbico, entre otros, afirmó Héctor Iván del Toro Ríos, académico del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la UdeG.

“Si revisamos estos incrementos, práctimente el aumento salarial no sirve del todo porque está dejando de lado que las personas no puedan adquirir los bienes de la canasta básica”, detalló en una rueda de prensa para dar a conocer los resultados de su investigación “Canasta básica e índice de precios en la Zona Metropolitana de Guadalajara” y para hablar sobre los pormenores de la cuesta enero.

Destacó que la cuesta de enero tal vez se prolongue hasta la última semana de abril, después del cual podría haber una situación un poco más favorable; recomienda a la población ahorrar, ya que pueden reunir bienes monetarios para salir de algún problema. Sin embargo, al mismo tiempo reconoció que muchas personas viven en situación de pobreza, con los mínimos salariales y se les va a dificultar el ahorro, ya que viven al día.

Al respecto, el Jefe del Departamento de Economía del CUCEA, doctor Martín Romero Morett, señaló que México tiene 60 millones de pobres, que viven al día, y 50 por ciento de las personas que trabajan lo hacen en la economía informal. Todas esas personas no tienen capacidad de ahorro.

“Es necesario que se abran más los sectores económicos para que haya más empleo, y esperamos que lleguen también las inversiones”, sostuvo. Además, hay esperanza de que siga creciendo la economía de Estados Unidos en la medida que disminuya la pandemia y se abran sectores, y que mejore el nivel de exportación, en el cual Jalisco es séptimo lugar nacional.

Inflación y canasta básica

Del Toro Ríos declaró que la inflación o incremento a los precios de la canasta básica al cerrar el año se ubicó en 5.54 por ciento de manera acumulada, de acuerdo con un estudio realizado en el CUCEA.

El investigador señaló que, como consecuencia del aumento de los precios, mientras que en 2005 se podía comprar la canasta básica con 3 mil 824 pesos, en diciembre de 2020, los mismos 121 productos que incluyen la investigación, costaban 11 mil 451 pesos.

Detalló que, de acuerdo con la información oficial, en el último bimestre del año la inflación fue de 3.15 por ciento, por lo que los resultados de su estudio arrojaron una inflación superior.

Del Toro Ríos destacó que a pesar de que el 16 de diciembre del año pasado se aprobó un incremento de 15 por ciento al salario mínimo, no es el más adecuado, por quedar difuminado ante el incremento de los precios.

En 2017 hubo un incremento de 10.4 por ciento, que representaba un minisalario diario de 88 pesos de forma diaria, y 2 mil 650 pesos de forma mensual.

El año pasado hubo un incremento de 20 por ciento al minisalario, y éste se ubicó en 123 pesos de forma diaria y 3 mil 696 pesos de forma mensual. A partir del 1 de enero de este año hubo un incremento de 15 por ciento, lo que equivale a un incremento de 15 pesos de forma diaria y 453 pesos de forma mensual, y que ubicó al salario en 141 pesos.

Expresó que el salario mínimo, no obstante los incrementos que se han aprobado, sigue siendo insuficiente, dado que queda obsoleto. El costo de la canasta básica sigue una tendencia a la alza, mientras que el salario mínimo crece en forma que diluye el incremento del salario por los precios de los bienes y servicios.

Destacó que los 141 pesos que percibe un trabajador con minisalario alcanzan para un kilogramo de frijol, (59.50 pesos); uno de tortillas (16 pesos) y uno de filete de pollo (65 pesos), lo que da un total de 140.50 pesos.

Si se quiere comprar, además, un paquete de pan de caja (36.20 pesos), un garrafón de agua de 20 litros (44 pesos), medio kilogramo de jamón de pierna (61 pesos), el resultado se elevaría y no alcanzarían esos 141 pesos.

Un kilogramo de carne de peinecillo cuesta más que el salario mínimo diario, puesto que su precio en las carnicerías oscila entre los 155 y los 165 pesos, subrayó Del Toro Ríos.

Producen biogás, aspas de olote para generadores de energía eólica y filtros

Investigadores de la UdeG aprovechan al máximo el olote y el bagazo de agave

Redacción / Enlazadot

Con el fin de contribuir al bienestar del medio ambiente, académicos de la Universidad de Guadalajara (UdeG) desarrollan tres proyectos enfocados en elaborar membranas para filtración con bagazo de agave; aspas con olote para generadores de energía eólica, además de biogás, con ambos materiales, afirmó la doctora Belkis Coromoto Sulbarán Rangel, académica del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), quien participa en los proyectos.

“Tratamos de darle un uso tecnificado a la biomasa”, dijo, y agregó que después de la extracción del tequila, queda el bagazo, un residuo que usualmente es desechado; pero como la producción de esa bebida es muy alta, hay grandes volúmenes de ese residuo, entonces se convierte en un problema ambiental, y la idea es darle un uso.

La investigadora detalló que si fuera poco el bagazo que la industria tequilera genera, pues se degrada, pero cuando desechan en demasía, los microorganismos del suelo no tienen capacidad para degradar toneladas de bagazo de agave, y como la degradación es tan lenta se forman lixiviados que pueden contaminar aguas subterráneas y el subsuelo.

En cuanto al olote o lo que queda de la mazorca una vez que se desgrana el maíz, sirve de alimento para el ganado o como fertilizante, pero en otros casos no se aprovecha. Y una manera de hacerlos útiles, tanto al olote como al bagazo de agave, es obteniendo biogás de uno u otro, después de un proceso denominado codigestión anaerobia.

Para ello, el olote o residuos de agave son mezclados con estiércol de ganado o de cualquier animal, además de líquido conformado por agua y orina de ganado, en proporciones de 30 por ciento cada uno, y tomando a los líquidos como un solo ingrediente.

La mezcla es colocada en biodigestores, reactores que se pueden hacer de manera artesanal en las fincas campestres, y que suelen ser de forma cilíndrica. “En nuestro caso, como investigadores de la UdeG, tenemos un reactor de laboratorio, es pequeño, tiene capacidad para cinco litros de mezcla, pero se podría hacer uno al cual le cupieran 50 litros, depende de los residuos que se generen”, subrayó Sulbarán Rangel.

Después hay un periodo de incubación para que los microorganismos generen el biogás. Éste puede ser producido en 15 días, y hay que ir agregando más olote o desecho de agave y estiércol para que se siga produciendo.

Mediante una conexión con una tubería, el biogás puede alimentar una cocina o una caldera para generar calor.

El objetivo de este proyecto es aprovechar los residuos que se generan en un rancho o en el medio rural. De manera que pueda ser generada energía de combustión para calderas o estufas de las casas.

“El biogás, al igual que el gas LP, se puede almacenar en un recipiente para ser utilizado posteriormente”, informó la investigadora del CUTonalá.

Lo que queda de los materiales mezclados puede utilizarse después como abono, ya que es rico en nutrientes.

Otras maneras de aprovechar agave y olote

Al bagazo y al olote se les puede hacer otro tratamiento para obtener celulosa, con la cual puede ser producido, en el primer caso (agave), membranas para hacer filtración en sistemas de tratamiento de aguas.

Una vez desechadas las membranas, pueden degradarse en aproximadamente un mes. Usualmente las membranas se hacen de plástico, a partir del petróleo, y pueden tardar alrededor de diez años o más tiempo en degradarse, ya que son de material sintético.

Hasta el momento, las membranas han tenido rendimientos mayores a 90 por ciento con algunos metales pesados como el hierro y el cromo, “y queremos probarlas con arsénico”.

La celulosa que se obtiene del olote es mezclada –por los investigadores– con plástico para hacer material de refuerzo que se puede utilizar para sustituir las aspas de los aerogeneradores productores de energía eólica (a partir del viento).

Sulbarán Rangel explicó que los aerogeneradores son esas torres altas que tienen aspas que dan vuelta, pero éstas suelen ser de materiales que no son biodegradables, y luego que termina su vida útil, son desechadas y generan residuos. “La idea es hacer un material que tenga propiedades biodegradables”, dijo.

En el caso de las aspas, el material puede biodegradarse 60 por ciento más rápido que los materiales convencionales que son utilizados, hasta lo que se lleva de investigación. Los materiales convencionales, cuando son resinas sintéticas derivadas del petróleo, pueden tardar unos 80 años en biodegradarse. “Nuestra idea es que el material cumpla la función de generar energía eólica, pero cuando ya sea desechado se pueda reciclar o degradar”, resaltó.

La investigadora explicó que los académicos involucrados en los proyectos siguen investigando para perfeccionar los productos, con la posibilidad de ser comercializados. En el caso de las membranas hay que probarlas con diversos tipos de contaminantes.

Participan también en los proyectos los doctores Kelly Joel Gurubel Tun, Aída Alejandra Guerrero de León y Víctor Hugo Romero Arellano, académicos del CUTonalá; además de la doctora Florentina Zurita Martínez, del Centro Universitario de la Ciénega (CUCiénega).