IP pide no apretar el “Botón de Pánico”, pero que la autoridad sea más estricta con ciudadanos irresponsables

  • Afirman los industriales de Jalisco que si se aprieta el botón se perderían cerca de 12 mil empleos más y habrá más muertes de personas, pero ahora por hambre

Por Laura Gutiérrez Franco

Los industriales de Jalisco no quieren que el Gobierno del Estado apriete el “Botón de Pánico” y eso no quiere decir que se opongan a lo que determine el gobernador Enrique Alfaro, sino que de paralizarse de nuevo la actividad económica, sería catastrófico para todos. Piden que la autoridad sea más dura con los ciudadanos que no usan el cubrebocas o que se lo ponen mal y que en general no respetan los protocolos de sanidad contra el COVID-19.

En rueda de prensa virtual, el coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), Rubén Masayi González Uyeda, junto con los presidentes de la Cámara Joyera, Sergio González; de Afamjal, Abelardo Arreola; de la Cámara del Vestido, Sixto Mercado y de Cadelec, Guillermo del Río, señalaron que de detenerse de nuevo la actividad económica, las pérdidas económicas en la industria de Jalisco ascenderían a 2 mil 300 millones de pesos y se perderían más de 12 mil 700 empleos en el estado.

Aseguraron que en el 65% de las empresas se tendrían que hacer recortes de personal, de acuerdo con un sondeo realizado por el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ).

Las pérdidas económicas por este probable paro de actividades, ascenderían a más de 2 mil 300 millones de pesos ya que el 49.3% de las empresas ya no reiniciaría actividades.

En cuanto a las acciones para mitigar los riesgos de contagio, el 78% de las empresas mantiene horarios escalonados de ingreso y salida de sus trabajadores mientras que el 32% realiza pruebas para detectar posibles casos de COVID 19 entre sus empleados ya sea mediante RADAR Jalisco o en laboratorios privados y hasta el momento solo el 8% ha registrado algún caso positivo.

Respecto al uso de transporte público, en el 66% de las empresas entre el 25 y 75% de sus trabajadores utiliza este medio para trasladarse al trabajo

El coordinador del CCIJ, Ing. Rubén Masayi González Uyeda, señaló que aunque se prevé que el paro de actividades en caso de aplicar el Botón de Emergencia sea durante 14 días, se teme que se prolongue hasta por un mes y se afectaría aún más la salud de las empresas y por ende de la economía de toda la población.

“El trabajo es en conjunto con la sociedad pero también vemos con incomodidad que a la industria se le pueda castigar con este botón de emergencia cuando hemos cumplido” afirmó González Uyeda.

“El gobierno tiene todo el apoyo del CCIJ para que la autoridad haga lo que tenga que hacer para que la sociedad se cuide”.

Por ello, dijo, la petición para las autoridades sería que se endurezcan las acciones para hacer cumplir los protocolos y las medidas sanitarias recomendadas a la población en general, ya que ha habido un relajamiento social en el cumplimiento de las obligaciones ciudadanas para prevenir el contagio.

Guillermo del Río, presidente de la Cadena Productiva de la Electrónica (CADELEC) precisó que en su sector se han invertido 23 millones de dólares en cuidar a los trabajadores, con material sanitario, la implementación de protocolos y la ampliación de las líneas de producción porque el impacto del Botón de Emergencia sería muy alto al estar ligados a cadenas de suministros globales y el incumplimiento de acuerdos comerciales internacionales recién renovados con la entrada en vigor del T-MEC.

“Si se activara el botón rojo, se activaría un protocolo donde entrarían plantas hermanas en otros países o ciudades, esto implicaría que se fueran líneas de producción de Jalisco. El 61% de las exportaciones del estado el año pasado las hicimos nosotros y tendríamos pérdidas por 550 millones de dólares (en la industria electrónica y de alta tecnología) en dos semanas si se lleva el paro”, advirtió Del Río.

Por ello, el presidente de CADELEC señaló que se propone que el paro no sea total y se divida en tres momentos, primero que se limite la actividad social, en un segundo momento en el transporte público y hasta en una tercera etapa, si es necesario, la suspensión de actividades económicas.

El presidente de la Cámara Joyera, Sergio González, coincidió en que se debe controlar más la actividad recreativa de la población porque las empresas han cumplido con su parte y son las más sacrificadas.

Sixto Mercado, presidente de la Cámara de la Industria del Vestido (CANAIVE), refirió que con el paro de actividades se perderían pequeños pedidos que tienen ya que acaban de reiniciar actividades, por lo que muchas empresas no soportarían económicamente y tendrían que cerrar.

“Estas empresas al dejar a la gente sin sus fuentes de ingresos pueden ocasionar una complicación social más adelante. Sí estamos alarmados, si esto llega a pasar, el paro, podría haber muchos problemas, una sugerencia y es diversificar focos rojos y aplicar en esas zonas los paros”, indicó Mercado.

Abelardo Arreola, presidente de la Cámara Mueblera y de la Asociación de Fabricantes de Muebles de Jalisco (AFAMJAL) señaló que una de cada dos empresas ya tiene problemas de liquidez, por lo que antes de suspender sus operaciones se deben aplicar otras medidas, ya que la actividad industrial sólo genera el 8% de la movilidad.

“Nosotros hemos sido muy respetuosos de los protocolos para minimizar el riesgo de contagio que pudieran tener nuestros colaboradores, los cuidamos más que en su casa implementando todos los sistemas de higiene y conscientes de que si uno se enferma, la empresa corre el riesgo de cerrar”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *